lunes, enero 12, 2009

37

Hace casi un mes (no se trata precisamente de una novedad, pero bueno, esto no es un periódico) fue mi cumpleaños. No lo digo para que se me envíen felicitaciones tardías ni regalos varios (aunque no estaría mal), sino porque para mí cumplir 37 años ha sido bastante traumático.

Desde que era niño, para mí los 37 años eran la edad del papá de Mafalda. Sí, desde mi más tierna infancia leía y releía con avidez esas tiras cómicas, pese a que no entendía ni la tercera parte de los chistes (y ahora que los entiendo no me hacen tanta gracia). Tanto es así que creo que me sé de memoria la mayoría de los diálogos. Y resulta que hay unos tres o cuatro chistes que se hacen a costa de la edad del papá de Mafalda (por cierto, la mamá se llama Raquel; ¿alguien sabe cómo se llama él?). El pobre hombre, que vive permanentemente en un estado próximo al colapso nervioso debido a las preguntas de la repelente de su hija, empieza a sufrir achaques en la espalda, si mal no recuerdo, y lo atribuye a sus 37 años. En otra viñeta, Miguelito lo espía y le pregunta horrorizado a Mafalda "¿Qué pila de años decís que tiene?" Ya en su día, pese a mi corta edad, esto me pareció una burda exageración. ¿Por qué se escandalizaba tanto? ¿Es que Miguelito no tenía abuelos? (Sí, sí los tenía, de hecho, y uno de ellos era ferviente admirador de Mussolini). Aun así, era una edad que yo veía muy lejana. Ahora ya la tengo encima, y de vez en cuando noto algún achaquillo como los del papá de Mafalda. A pesar de todo, no me siento como un señor respetable y responsable, y eso me preocupa. A mi edad, el papá de Mafalda ya tenía una esposa, una hija, un coche (una carcacha de la que se ríe todo el mundo, pero un coche al fin y al cabo) y la vida amargada. Tal vez no estoy cumpliendo del todo bien con mis obligaciones de adulto de clase media. Eso sí, mi aspecto por las mañanas no es mejor que el del papá de Mafalda.

3 comentarios:

Momert dijo...

Si, realmente tu vida y la del papá de Mafalda tienen pocos paralelos. Pero no creo que sea porque no cumples tus responsabilidades, sino que no te las has echado encima...

Paloma Zubieta López dijo...

Se te extrañaba... un abrazo tardío de año nuevo y de no cumpleaños. 37 es una pila de años pero si se compara con otras pilas, te queda rato. No te cases con los estereotipos y planta un árbol si te da alivio, pero asegúrate de que la sensación de cada día, sea igual que a los once años, por decir algo. Besos.

Chimichambo dijo...

Hola, Paloma, bienvenida tú también y feliz no año nuevo! Sí que me siento igual que con once años, y la misma angustia profunda que sentía cuando tenía que ir a la escuela la siento ahora cuando tengo que ponerme a trabajar!