miércoles, noviembre 05, 2008

... y ganó.

No hace ni veinticuatro horas, y ya hay gente que dice estar hasta los cojones de la obamanía. ¿No era tradicional dar cien días de margen a los gobiernos recién elegidos? En fin, lo que está claro es que a Obama le va a tocar bailar con la más fea a partir de ahora, porque su predecesor le deja el país (y el mundo) hecho un santo Cristo, así que mucha gente que ahora lo ve como un mesías (me refiero a Obama, no a Cristo) se llevará inevitablemente decepciones con el tiempo.

Pero no agüemos la fiesta cuando acaba de empezar. El tipo habla bien, aunque todavía tiene mucho que demostrar. Creo que con quien está realmente en deuda la sociedad estadounidense es con Bush por haberlo hecho tan rematadamente mal que consiguió que la gente saliera en masa a votar por un negro cuyo segundo nombre es Hussein y cuyo apellido es casi idéntico a "Osama". Hace siete años, esto le habría parecido demencial a cualquiera.

1 comentario:

Walter O. dijo...

Acabo de leer el estado del Bomitoni: "otro engañaprogres al poder" HI HI HI