lunes, noviembre 10, 2008

Temas para cuentitos, por el amor de Dios

Ya no participo en los concursos de cuentitos de la radio porque me lo cambiaron al viernes y ese día Nabita y yo (y útlimamente Bálter) comemos religiosamente en el frámfur y luego tomamos un café en el Aroma (donde nunca me acuerdo de que llaman al café con leche condensada "biberón" y no "triestino", para gran choteo de mi persona por parte del ignorante que atiende allí), así que no tengo tiempo para escuchar el programa. Además el señor que copresenta la sección de los cuentitos me cae gordo, y no porque no me haya seleccionado ninguno. En serio que no es por eso.
Así que pido la amable colaboración de mis cuatro o cinco fieles lectores para que me propongan temas para que siga ejercitando mi endeble imaginación con futuros cuentitos. Cualquier tipo de tema. Ejemplos: "el estrés posvacacional", "la proliferación del berberecho salvaje en el delta del Ebro", "el concepto de inmanencia en Kant", "las florecitas en primavera", etc. Ojo, no vale copipegar ninguna de estas propuestas.
Venga, espero que este llamamiento no caiga en oídos sordos.

5 comentarios:

Paloma Zubieta López dijo...

A estas horas en que apenas voy despertando, tampoco esperes que salgan grandes temas para cuentitos pero que quede claro que traté... ¿La inmortalidad del cangrejo? ¿El amor en los tiempos del ciberespacio? ¿La historia de la tortuga Casiopea? Nomás puro tiempo me sale, ojalá y te sirva de algo. Un abrazo.

Momert dijo...

Qué tal...
El principio de incertidumbre de Heisenberg...
De qué lado masca la iguana?
La irresponsabilidad de tu sobrino
La relación entre perros y gatos
El crímend de cuello blanco

Puf! Si se me ocurren temas por millares!

Chimichambo dijo...

Bueno, veo que el llamamiento no ha tenido una respuesta multitudinaria, pero les agradezco a las dos sus múltiples sugerencias. Ya tengo material para unas cuantas semanas.

Gemut dijo...

La historia de San Camilo
Ué hará ahora la pobre Sarita Palin
Cómo da lata mi madre

Chimichambo dijo...

Gracias, Gemut. Son títulos muy hermosos todos ellos.